Características de la Radio Educativa:

Características_de_la_radio_educativa.jpg

Para introducirnos al tema , es importante reseñar que la radio, en sus inicios, fue sólo un experimento para la comunicación a larga distancia, pero con el correr del tiempo, en su evolución, ha ido más allá de las formas y posibilidades que nunca antes la humanidad imaginó y así lo ha asimilado la sociedad. La radio, no sólo es un medio fabuloso para la información, la diversión y el esparcimiento, sino también un maravilloso instrumento para la cultura y la educación.El trabajo que aquí se presenta, forma parte de una serie de reflexiones sobre las bondades que la radio ofrece como un medio para la educación y su pertinencia como herramienta fundamental en el proceso educativo en general y de enseñanza-aprendizaje de nuestra sociedad conformada por gente ávida de nuevos y buenos conocimientos que le lleven a una formación más adecuada para enfrentar el proceso de transformación que se requiere en este mundo de hoy tan difícil e intrincado.En un primer apartado se hace una retrospectiva sobre la experiencia educativa de la radio en diferentes países de América Latina, con especial énfasis en el surgimiento de emisoras católicas que ponen en práctica programas educativos que permiten a los pobladores de las zonas rurales el acceso a la educación formal. La segunda parte, se detiene en el rol de Radio Sutatenza en Colombia, considerada como la pionera en la experiencia educativa y cuyo modelo fue imitado posteriormente por otras emisoras católicas de diferentes países de América Latina.La tercera parte trata el surgimiento de la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica (ALER) y el papel trascendental que ésta ha tenido desde su fundación en 1972 cuando 18 emisoras católicas de América Latina deciden asociarse para el cumplimiento de objetivos similares, hasta convertirse hoy día en el Sistema Intercontinental de Comunicación Radiofónica más importante de América. En un cuarto apartado se habla sobre la experiencia educativa de la radio venezolana, destacando el papel fundamental de la pionera Radio Occidente y de Fe y Alegría como impulsora de la iniciativa concretada en la creación del Instituto Radiofónico Fe y Alegría (IRFA) que en 1975 empezó sus transmisiones de clases en dos emisoras de Maracaibo y Caracas, hoy día transformado en una red que conforman varias emisoras. Por último, se aborda lo que tiene que ver con las estrategias comunicacionales utilizadas por la radio en su experiencia educativa, haciendo un recorrido desde Sutatenza hasta nuestros días.

Retrospectiva sobre la experiencia educativa de la radio en América Latina:

La utilización de la radio como medio para la educación, se planteó en América Latina desde hace muchos años atrás. Según Figueroa (1997), a uno de los pioneros de la radio mexicana como lo fue Fernando Pazos Sosa, le corresponde el mérito de haber orientado la emisora comercial XEU-AM hacía un concepto definido de lo que constituye la función social de la radio en México, hecho reconocido en una carta que le enviara el presidente de ese país, Manuel Ávila Camacho a Pazos Sosa, el primero de agosto de 1946, y en la cual destaca el esfuerzo educativo que lleva a cabo la emisora. Figueroa agrega que 65 años después (tomando en cuenta la fecha para la cual trata el asunto en su libro), la XEU-AM aún conserva el espacio “Escuche y aprenda”, considerado como el decano de los programas educativos de la radio mexicana.
Las radiodifusoras que asumieron la función educativa en los países latinoamericanos generalmente surgieron en las zonas rurales, muchas de ellas asociadas a instituciones campesinas que cumplían una labor social, lo consideraban como una estrategia que permitía el acceso de los campesinos a la educación formal escolarizada. Los programas enfocados a la educación nacen a partir del índice de deserción o de no asistencia al sistema escolarizado formal, debido a que las instituciones escolares se encontraban a distancias inaccesibles en algunas poblaciones y la radio como un medio económicamente accesible para tenerse en los hogares, fue el espacio alternativo para la educación (Arteaga, 2004).
Hay autores como Correa (2000), que enmarcan el origen de este tipo de emisoras dentro del modelo económico que imperaba en esta región del continente. Este investigador afirma que las radios educativas se dieron a partir de los modelos desarrollistas y difusionistas que nacieron en el conjunto de América Latina a partir de mediados de la década de los cincuenta del siglo veinte y tuvieron su mayor desarrollo y profusión en la década de 1960, apuntando que la premisa que sustentaba a estas emisoras Educativas o Para el Desarrollo radicaba en considerar que la pobreza estaba causada por la carencia educativa o escaso conocimiento de las técnicas de producción agrícola. Las experiencias referidas por Correa, demuestran que el trabajo de estas emisoras estuvo centrado en la educación de sectores marginados, especialmente rurales.
Es de destacar que la radio católica surge en América Latina antes de la radio educativa, en 1950, en la época de la posguerra, con una visión teológica y pastoral. Como respuesta a esta lucha pastoral sale al aire Sutatenza en Colombia, emisora que abre el camino en América Latina para el uso sistemático de la radio desde el punto de vista educativo. También en esa época, exactamente en 1952, inicia sus transmisiones la primera emisora minera de Bolivia llamada “La voz del minero”.
Aicardi (citado por Espinoza y Velasco, 1992:25) dice que a partir de los decenios de 1950 y 1960 empiezan a abrir emisoras educativas en Costa Rica (Instituto Centroamericano de Cultura, 1952) y Ecuador (Escuelas Radiofónicas Populares de Ecuador, 1967). En 1960, se crea en Venezuela el Centro Audiovisual Nacional dedicado a la educación por radio con cerca de 400 escuelas y en 1964 Radio Tovar (luego pasaría a ser Radio Occidente), ubicada en Tovar estado Mérida, la cual según cuenta O’Sullivan (1987), se asoció a Radio Sutatenza de Colombia para extender hacía Venezuela el novedoso sistema de educación radiofónica dando inicio a un trabajo más sistemático en lo que tenía que ver con la educación de adultos. En Perú, la iglesia Católica estableció en 1960 un sistema educacional por radio concentrado en la Escuela Radiofónica de Puno, con programas educativos en Aymará, quechua y castellano.
Destaca Beltrán Salmón (1995) que fue en 1960 que la estrategia de las escuelas radiofónicas generó la creación de numerosas emisoras, en su mayoría patrocinadas por la iglesia católica en unos 15 países de Latinoamérica. En Centroamérica, especialmente en Honduras y El Salvador; al norte, en México y Guatemala; en el Caribe, en República Dominicana; en los Andes, algo en Venezuela y significativamente en Ecuador, Perú y Bolivia; y al sur, principalmente en Argentina, Chile y Brasil. En opinión de algunos, la Iglesia Católica llegó a sostener en aquel tiempo en la región, tal vez, cerca de medio millar de emisoras dedicadas a la educación popular.

Experiencia educativa en la radio venezolana:


radios.jpg


Segun, Correa (2000) explica que la experiencia educativa en la radio venezolana se ubica en Radio Occidente, que utilizaba los materiales producidos por la Cadena Colombiana Sutatenza y posteriormente surge el Instituto Radiofónico Fe y Alegría que inició sus trabajos con los programas de Educación de Adultos del Ministerio de Educación venezolano, siguiendo el modelo de ECCA.
Hay que recordar que en el estado Mérida, el 08 de septiembre de 1961 sale al aire Radio Tovar, llamada la Emisora Arquidiocesana, estación católica que estaba al servicio de la educación del campesino andino, siguiendo el estilo y los métodos de radio Sutatenza en Colombia. Posteriormente, en 1965, cuando su potencia es ampliada, esta emisora pasó a llamarse Radio Occidente.
Los archivos de esta emisora se extraviaron y es poco lo que hay sobre su historia. Sin embargo, O’Sullivan (1987) cuenta que las primeras clases que se ofrecieron a través de Radio Occidente, se les llamó “Escuela del Aire” y sus emisiones se iniciaron con un curso de alfabetización que posteriormente transmitirían en tres niveles, los cuales equivalían a dos grados de educación formal. Una comisión del Ministerio de Educación, aplicaba un examen al final de cada curso y si el aspirante aprobaba se le otorgaba su certificado de primaria. Aparte de las materias obligatorias del Ministerio de Educación, Radio Occidente también incluyó clases de agricultura, salud, higiene y ganadería. La emisora entró en un período de grave crisis económica, pero después en 1972, retoma la educación radiofónica de la mano del Instituto Radiofónico Fe y Alegría.
Se dice que de manera formal, la iniciativa de hacer radio educativa en Venezuela, surge del padre José María Vélaz, fundador de Fe y Alegría en 1955, Movimiento de Educación Popular Integral y Promoción Social, con acción en los sectores empobrecidos y excluidos, que después se extendería a Ecuador, Panamá, Perú, Bolivia, El Salvador, Colombia, Nicaragua, Guatemala, Brasil, República Dominicana, Paraguay, Argentina, Honduras, Chile y Haití.
Según la reseña histórica del IRFA (www.feyalegría.org/default.asp?caso), en 1973, el padre Vélaz plantea la necesidad urgente de brindar una alternativa educativa a los jóvenes y adultos; se dan los primeros pasos y, en 1975, el sueño se convierte en realidad con el Instituto Radiofónico Fe y Alegría (IRFA) que inicia la transmisión de clases por radio a través de Radio Selecta 1.390 AM en Maracaibo y Radio Fe y Alegría 1.390 AM en Caracas, basando la dinámica educativa en tres elementos fundamentales: la clase radial, los esquemas (textos de estudio) y la orientación (asesoría que se realiza una vez a la semana).
En la actualidad, el IRFA en Venezuela, está conformado por una red de nueve emisoras de Radio Fe y Alegría: 1390 AM en Caracas; 850 AM en Maracaibo, estado Zulia, 105.3 FM en la Misión de El Tokuko, municipio Machiques del estado Zulia; 100.1 FM en Paraguaipoa, estado Zulia; 620 AM en Guasdualito, Apure; 105.7 FM en El Pedregal, Mérida; 103.1 FM en Ciudad Guayana, estado Bolívar; 92.1FM en Tucupita, Delta Amacuro y 940AM en El Tigre, estado Anzoátegui, más otras seis emisoras que en convenio han transmitido clases radiales de Educación Básica, Media Diversificada y Profesional Mención Contabilidad así como una programación educativa, informativa y de entretenimiento destinada a toda la población.
Este grupo de emisoras, en su mayoría, está ubicado en zonas donde las ofertas educativas son escasas para la población. Fe y Alegría seleccionó la radio para su tarea de atender a los excluidos de la escuela, por ser un medio de comunicación que llega fácilmente a todos los rincones de la geografía, altamente motivador, que cumple con una función simbólica de identificación y a su vez, es un medio de alcance masivo y de sintonía personal (Roca, 2001).



















Nota: Si deseas consultar las fuentes e imágenes que permitieron complementar este contenido dirígete a la sección de referencias bibliográficas